“Los que dan testimonio son tres: El Espíritu, el Agua y la Sangre, y los tres apuntan a lo mismo” 1 Jn 5,4-7