"Los creyentes tenían un solo corazón", Hch 4,32