“Se me alegra el corazón, exulta mi lengua y mi carne descansa esperanzada, porque no me abandonarás a la muerte ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción” Hch 2,26-27