“Estaba de pie junto a la cruz de Jesús su madre... Uno de los soldados le traspasó el costado con una lanza, y salió inmediatamente sangre y agua” Jn 19,25-37