“Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados que yo les daré respiro, carguen con mi yugo y aprendan de mí que soy manso y humilde de corazón” Mt 11,28-29