“Líbrame, Señor, que soy un pobre desvalido y llevo dentro el corazón traspasado” Salmo 109,21-22