“Dejad que los niños vengan a mí”, Mt 19,14