“Éste será una bandera discutida, mientras que a ti una espada te traspasará el corazón” Lc 22,34-25