“María conservaba el recuerdo de todo, meditándolo en su corazón” Lc 2,19