“Se hizo visible la bondad de Dios y su amor por los hombres: Por su misericordia nos salvó” Tit 3,4-5