EL CORAZÓN DE JESÚS, ESPERANZA DE LOS POBRES

Por Jaume Reynés, M.SS.CC.

(Novena  popular para hacer en diversas casas de los  barrios dominicanos, pero fácil de adaptar a otros ambientes. Cada día tiene. 1)  su lectura bíblica, 2) su breve reflexión, 3) un momento de oración compartida y 4) un canto escogido por la comunidad.)

 

Día 1º: LA MISERICORDIA DE DIOS

1.1  Lectura bíblica: “Vio Jesús mucha gente y se le conmovió el corazón, porque andaban como ovejas sin pastor” (Mc 6,34). “Les dijo: Vengan a mí todos los que están rendidos y agobiados, que yo les daré respiro” (Mt 11,28).  

1.2  Reflexión: Se oye decir que la devoción al Corazón de Jesús está pasada de moda. ¿Significa esto que nuestro pueblo ha mejorado tanto que ya no da lástima? ¿Significa que nuestro Dios se ha endurecido y ya no siente misericordia ante el clamor de los afligidos?

No dejará de latir el Corazón de Jesús mientras los falsos pastores saqueen el rebaño y los niños pidan pan sin que nadie se lo dé (ver Lam 4,4). No dejará de gemir el Corazón de María mientras vea a sus hijos oprimidos: “Ustedes los que pasan por el camino, vengan y fíjense: ¿Hay dolor como mi dolor?” (Lam 1,12). Profunda como el Caribe es mi amargura.

Los pobres, que llevamos el corazón coronado de espinas, hemos puesto en los Corazones de Jesús y de María la esperanza de un mundo mejor. Si nos quitaran la visión de sus Corazones traspasados, nos robarían la última esperanza.

1.3  Oración compartida.  
1.4  Canto.  

   

DÍA 2º: SOMOS UN PUEBLO PENETRADO

2.1  Lectura bíblica: Jn 19, 25-26.  

2.2  Reflexión: Nuestra isla fue el primer pueblo americano que sufrió la violencia de la colonización. Primero los españoles, luego los haitianos y americanos. Ahora las multinacionales... Llevamos una llaga fresca en las entrañas. Nos parecemos a Cristo traspasado en la cruz por la lanza del romano, otro conquistador imperialista. A nuestro pueblo le gustan los viacrucis y el culto de los muertos. Se siente crucificado por abuso y compara nuestra República a una Virgen dolorosa.

¿Qué podemos hacer para que nuestra herida no sea una sufrimiento inútil?

Bienaventurados los traspasados como Cristo. De sus entrañas manarán sangre y agua. Felices los pobres y oprimidos. Sólo ellos pueden engendrar un mundo diferente.

 

DÍA 3º: LA FOTOGRAFÍA DEL AMOR DE DIOS

3.1 Lectura bíblica: Jn 19, 31-37.  

3.2 Reflexión: De todas las parábolas sobre el amor de Dios, ésta es la más elocuente. El Crucificado con el costado abierto es el sermón más expresivo.

Cuando sus hijos les pregunten: ¿Qué es este cuadro de Nuestro Señor con el Corazón traspasado?, ustedes les dirán: Es la fotografía más bella del amor de Dios. Dejó que le abrieran el costado para que comprendiéramos que nos amó hasta lo último. La sangre significa que es el verdadero cordero que libera a nuestro pueblo de la esclavitud. Y el agua brota como una fuente que nos da el Espíritu Santo para que no tengamos más sed.

   

DÍA 4º: CRISTO RESUCITADO

4.1 Lectura bíblica: Jn 29,19-23.  

4.2 Reflexión:  No busquemos a Cristo en el cementerio, ¡vive!  Los cristianos somos testigos de un Cristo presente en nuestra historia.

Cuando alguien oprime a su hermano, vuelve a clavar la lanza en el Corazón de Jesús.

El Señor nos muestra sus llagas para que comulguemos con sus sufrimientos.

No se puede llegar a él sin pasar por los pobres.

Curaremos la llaga de Cristo si nos esforzamos por crear una comunidad en donde nadie sufra, porque todos compartimos de lo nuestro.

 

DÍA 5º: LA IGLESIA

5.1 Lectura bíblica: 1 Jn 5,4-8.  

5.2 Reflexión:  La Iglesia, de la que todos formamos parte, es el don más grande del Corazón de Jesús.

“Hemos salido como las piedras de una cantera, de las entrañas de Cristo”, decía San Justino. Y San Agustín: “Del costado de Adán dormido nace Eva. Muerto Cristo, la lanza abre su costado para que broten los sacramentos con los cuales se forma la Iglesia”.

Los obispos reunidos en Puebla recogen esta enseñanza en su mensaje a los pueblos de América Latina: “Somos Pastores de la Iglesia Católica y Apostólica, nacida del Corazón de Jesucristo, el Hijo de Dios vivo”.

La Iglesia es la comunidad de los que han creído en el amor de Dios. De los que dan testimonio de la verdad y no viven según el orden presente de este mundo.

Del sufrimiento de los oprimidos puede nacer un mundo nuevo, si sabemos crear un modelo de sociedad distinto al de los opresores. Un nuevo tipo de socialismo en donde no quepa la opresión y en donde cada hombre y mujer sean tratados con respeto.

 

DÍA 6º: EL MEMORIAL DE LA PASIÓN

6.1 Lectura bíblica: Mc 14,22-26.  

6.2 Reflexión: La muerte es el precio de la liberación. Llegó la hora para Jesús de pasar de este mundo al Padre. Era la Pascua, el paso de la esclavitud a la tierra prometida.

Habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo. Tomando un pedazo de pan, lo partió: “Esto es mi cuerpo que será entregado por ustedes”... y lo distribuyó a sus amigos, como quien deja que hagan pedazos de su propio corazón.

Hay muchos pobres entre nosotros que celebran la eucaristía de Jesús de Nazaret. Se reunen para leer la Palabra de Dios y animarse mutuamente. Lo reconocen presente en el gesto de compartir el pan con el necesitado. Sirven sin interés. Aprenden que el amor es más fuerte que la muerte.

Gloria a los mártires que se dejaron hacer pedazos, a los que se dejaron devorar como pan caliente. Con su vida han encarnado entre nosotros el sacrificio eucarístico de Jesús.

 

DÍA 7º: CONSAGRACIÓN DE LAS FAMILIAS

7.1 Lectura bíblica: Ef 5,21-6,4.  

7.2 Reflexión: Las familias pobres son el costado de la sociedad que presenta una herida más sangrante.

Sufren la inmadurez de las relaciones entre hombre y mujer, las malas condiciones de vivinda, el desempleo, la falta de oportunidades para los hijos...

La Biblia usa imágenes de la vida familiar para describir el amor de Dios por su pueblo. Dios es como un esposo enamorado oa una madre cariñosa. Cristo se casó con la Iglesia para que ya no dijéramos que somos una mujer sin  marido.

Es bueno que nuestras familias miren al Corazón de Jesús. En este espejo los esposos aprenderán a ser un reflejo del amor divino, los jóvenes generosidad en la entrega, los ancianos fortaleza, los que sufren consuelo.

Una familia consagrada al Corazón de Jesús es una familia que tiene un solo corazón, que ora, lucha y se entrega hasta el sacrificio por los demás.

   

DÍA 8º: EL CORAZÓN DE LA MADRE

8.1 Lectura bíblica: Lc 1,39-56.  

8.2 Reflexión: En el proceso de liberación siempre se encuentra a una madre entregando a su hijo, a una mujer valiente al pie de la cruz.

María sufrió dolores de parto en el alumbramiento de la nueva humanidad. Su corazón fue traspasado por el dolor. Pero se atrevió a profetizar un nuevo orden, en el que Dios derriba a los poderosos y exalta a los humildes. No comprendría las cosas de su hijo, pero lo dejó crecer en su proyecto liberador. Fue una mujer de fe y de servicio.

El corazón traspasado y florecido de María es motivo de esperanza para todos sus hijos. Es la primera mujer de nuestra raza que participa de la victoria de Jesús. Una de la clase de los marginados y de los heridos.

 

DÍA 9º: VERÁN AL QUE TRASPASARON

9.1 Lectura bíblica: Ap 1,4-8.  

9.2 Reflexión: Llegará un día, cuando se abra el libro de la historia, en que el mundo será juzgado por el Traspasado.

Los que hayan edificado su vida sobre la justicia, permanecerán para siempre en el amor. Los que hayan abierto llagas en el pecho de su hermano, serán condenados.

El mundo será juzgado por el Tercer Mundo, los ricos por los oprimidos. Dios hará justicia a los pobres. Entonces se pesará a cada uno en la balanza del amor.