Con el corazón en la mano (bloc msscc)

 

 

 

12 diciembre 2008

 

 

 

TRIDUO 2008

Para empezar el I Centenario de la muerte del P. Joaquim Rosselló i Ferrà, nuestro Fundador

 

 

 

 

 

 

Día 1º

 

1.- Carta del Superior General

 

Estamos a la vigilia de un importante aniversario, el del testamento espiritual del P. Fundador. Con plena lucidez, años antes de su muerte, lo había preparado. Si uno de los criterios de discernimiento de la profecía es la coherencia que pone entre la vida y el Evangelio, hemos de reconocer que pocos textos son proféticamente estimulantes como este legado espiritual del P. Joaquim.

 

Se centra en el Dios Amor. Amor en mayúscula, porque es un nombre de Dios. Porque se manifiesta en la historia de una persona,  la de Jesús, que llega hasta ser traspasado por amor, y nos lo regala en su aliento, que es el Espíritu. Nos lo simboliza en el agua viva que brota de su costado. El Traspasado se convirtió en manantial del Espíritu. Ante este acontecimiento María y Juan se convirtieron en testigos del nacimiento de una nueva humanidad.

 

Nuestros hermanos en formación van captando el valor simbólico y espiritual de esta herencia... Los mayores debemos lograr un acercamiento a estas generaciones más jóvenes. Guiados por el mismo Espíritu alcanzaremos la unidad carismática de la Congregación,  mucho más importante y dinámica que la unidad jurídica. El entusiasmo en actualizarnos ha de caracterizar nuestra fraternidad con los jóvenes.

 

La nueva humanidad empieza por crear la unidad cordial de los discípulos. Este primer reto evangélico es también el primero que nos propone el P. Fundador... No saltemos la comunidad para ir directos a la misión... No huyamos del realismo del discipulado. Éste empieza por hermanar a Pedro impulsivo con Juan contemplativo. No pretendamos uniformar como si el Evangelio fuera una plancha que todo lo alisa. Cada persona es un proyecto de valores regalados por el Creador. La llamada de Jesús aúna nuestras personas para recrear el proyecto del que nos hablan las Reglas, arts. 14 y 16.

 

La memoria del P. Fundador se convierte en profecía. El profeta es aquel que hoy nos dice cómo vivir según la voluntad de Dios. El P.  Fundador ha de seguir siendo nuestro profeta. Ser profetas desde el carisma significa que anunciaremos este amor que nos reúne. Anunciaremos salvación, esperanza. Busquemos una alternativa a cierto pesimismo eclesiástico, a la prensa, radio y televisión agresivos... Vivamos y hablemos de otra manera.

 

La Iglesia del Nuevo Testamento y la que promovió el concilio Vaticano II no sólo toleran sino que resaltan el protagonismo de los bautizados, y el de las mujeres en concreto. ¿Quiénes sino las mujeres garantizaban la comida a Jesús y a su grupo? ¿Quién fue la primera persona cristiana de Europa? La Congregación se va integrando de una forma nueva con el laicado. Que nadie nos haga difícil esta marcha...

 

Toda obra de la Congregación es "nuestra". Nuestro profeta, el P. Fundador, esperaba a los misioneros que regresaban de su labor. Se interesaba por ellos, celebraba sus éxitos, les ofrecía descanso. Es un rasgo de humanidad y de Evangelio. Jesús le había precedido, invitando a sus discípulos al descanso y al sosiego. ¿Acaso no es éste el camino que dicta la antropología del corazón?

 

Tampoco hemos de dar la impresión de que en la Congregación hay obras que no nos afectan. Ni los que han estado en el Tercer Mundo han de olvidar que un día se les ofreció ayuda generosa, ni los que no hemos estado nunca hemos de ignorar la complejidad de las situaciones de estos países de frontera y todos, también los que han nacido en estos países y los que se han encarnado en ellos voluntariamente,  hemos de saber agradecer a quienes se animan a colaborar con nosotros en la misión.

 

Este aliento integrador ha de crecer en nosotros, de modo que al llegar al Centenario de la muerte del P. Joaquim seamos ya una Congregación más armónica, entusiasta y libre para la misión.

 

Que el aniversario de este año nos reafirme en el proyecto común, en torno a Jesús y María, desde una comunidad cordial e integrada de religiosos y laicos.

 

Josep Amengual i Batle, M.SS.CC., Superior General (La Real, 18.12.2006)

 

 

 

2.- ORACIÓN AL CORAZÓN DE JESÚS

 

 

Señor Jesús, estamos aquí convocados

por Ti, contigo y para Ti,

que nos has elegido y designado

como discípulos y discípulas tuyos

para que  demos fruto

y procuremos por todos los medios posibles

la salvación de todas las personas.

 

Sabemos por Ti que Dios es amor,

que el Espíritu derrama continuamente en nosotros

y que desea atraer a todos hacia Sí

para comunicarnos su felicidad eterna.

 

Te agradecemos la dignidad de la consagración bautismal,

que nos hace radicalmente iguales,

participantes del mismo sacerdocio,

realeza y profetismo de Cristo.

No queremos rehuir nuestra llamada a la santidad

y a desarrollar el don recibido de la vocación,

para comprometemos a buscar

en primer lugar el Reino de Dios,

ordenando a su luz todas las realidades temporales.

 

Nos sentimos animados

por el ejemplo de tu amigo P. Joaquim Rosselló

a procurar que todas las personas

encendamos nuestro corazón

en el amor de tu Corazón y el de tu Madre.

Purifica, Señor, todas nuestras relaciones humanas

para que ayudemos a construir un mundo nuevo

según el designio divino.

Danos una mirada compasiva

que sepa descubrir quiénes son tus preferidos,

a fin de que asumamos la responsabilidad

de hacernos presentes a su lado.

 

 

 

 

Día 2º

 

1.- Carta del Superior General

 

El núcleo del Evangelio, experimentado por el P Joaquim, como centro de nuestras vidas y como mensaje atrayente de nuestra misión, es lo que nos cohesiona a todos, cualquiera sea nuestro origen y sea cual sea nuestro ministerio dentro de la Iglesia.

 

Con la sabiduría de campesino adulto, el Hno. Rafel Malondra  recordó que: En su trato nos demostraba la caridad que tenía con nosotros el Siervo de Dios y además nos exhortaba a practicar esta virtud. Nos recordaba que así como en nuestro escudo están unidos los SS. CC. así también nosotros debemos estar unidos.

 

Cuando nos disponemos a preparar la Junta Consultiva de 2008, nuestro clima debe estar marcado por la temperatura de esta unidad, deseada e inculcada por el P. Joaquim en su Última Exhortación...

 

La Junta se centrará sobre nuestra cohesión y sobre nuestro funcionamiento, para lo cual realizaremos la reestructuración pedida, aunque a veces podrá ser dolorosa. La misión y la comunión de vida y de bienes nos lo piden. No vivimos para las casas ni para los lugares, sino que nuestro fin, como lo recuerdan las Reglas,  siguiendo al P. Fundador, se centra en buscar el Reino de Dios, por sobre todo interés. Ésta búsqueda tiene su precio. El Reino de Dios es nuestro perla escondida, nuestro tesoro.

 

La renovada esperanza que se manifiesta en las nuevas generaciones de jóvenes hermanos, que se incorporan a nuestra familia, ha de revitalizar nuestro seguimiento de Cristo y ha de encontrarnos libres, disponibles y animosos, como lo era el p. Joaquim, cuando, al final de su vida incitaba a los hermanos a luchar por el Reino con nuevos medios y con recursos más modernos.

 

Nos aglutinaremos más, con el estudio y contemplación de Cristo y de su madre, María, que nos muestran con su corazón traspasado, hasta dónde llega el amor del Padre, difundido por el Espíritu. Hagamos historia este misterio. Historia, que el P. Joaquim supo contemplar en el misterio de la Encarnación. El nacimiento e infancia de Jesús fueron vividos comentados con ternura y delicadeza por él.

 

Asimilar esta espiritualidad cristocéntrica será nuestra tarea del año. Es lo que deseo desde el sur de Rwanda, para todos y todas los que vamos dando cumplimiento a la profecía recogida por el cuarto evangelio, de unirnos para mirar al Traspasado.

 

Josep Amengual i Batle M.SS.CC, Superior General (Butare, 05.12.2007)

 

 

 

2.- ORACIÓN AL CORAZÓN DE MARÍA

 

 

Dirigimos nuestros ojos a la Virgen, nuestra Madre y Modelo,

la mujer elegida que guardaba

y contemplaba el misterio de Jesús en su corazón.

María, primera mujer de la nueva humanidad,

ayúdanos  a acompañar a tu Hijo,

acogiendo la Palabra,

para que la guardemos en el corazón

y seamos fieles

hasta dejarnos traspasar por su causa

y por la de sus preferidos,

los pobres de este mundo. 

Ayúdanos, Madre,

a predicar el Reino

con nuestra vida siempre disponible

y a acompañarte hasta la cruz

de todos los crucificados de la historia,

las horas de fidelidad y del mayor amor.

 

 

 

 

Día 3º

 

1.- Carta del Superior General

 

"Nos espera un año Centenario durante el cual desarrollaremos unas actitudes que permitan un crecimiento en calidad espiritual.

 

El P. Fundador nos muestra que podemos avanzar en nuestra capacidad para convertirnos más profundamente. En la Última Exhortación nos invita al perdón, al olvido de las ofensas, que en realidad resulta tan difícil, como lo experimentamos cotidianamente en los tres continentes donde vivimos. La Congregación para crecer necesita urgentemente de más perdón, de más corazones libres de lastres a veces históricos. El P. Joaquim no sólo dejó esta invitación en testamento, sino que él se declaró persona necesitada de perdón.

 

El segundo centenario de la Congregación irá marcado por un nuevo nosotros. Este nosotros comunitario que marcó una novedad en la redacción de nuestras Reglas, y que todavía sigue siendo nuestro gran reto, a los 25 años de su aprobación. Este nosotros ha de ser nosotros católico, como lo es el de la humanidad única, creada por Dios. La interculturalidad para un católico no es una opción. Es su vocación.

 

Este nosotros será anacrónico si no lo pronuncia una Congregación religiosa y laical. Todos, laicos y religiosos, vamos a proclamar una nueva convocatoria en todas las delegaciones. No queremos ser cómplices de que los testigos de Jesús disminuyan en muchos países, porque hay menos presbíteros y menos religiosas y religiosos. La profecía que dice: "Mirarán al que traspasaron"  no es clerical. Es católica. Que sea anunciado el Evangelio depende de todo el Pueblo de Dios.

 

Este nosotros se pronuncia desde el Evangelio para todos, empezando por los pobres. No en vano quien así obró fue Traspasado. Por esto, es un nosotros que se desarrolla con la Fundación Concordia. Concordia, cordialidad, serán actitudes que caracterizarán las misioneras y los misioneros de los Sdos. Corazones, que celebramos el centenario de la llamada definitiva que el Padre hizo al P. Joaquim Rosselló i Ferrà".

 

Josep Amengual i Batle, M.SS.CC., Sup. Gen., (Madrid, la Inmaculada Concepción de María de 2008)

 

 

 

2.- ORACIÓN POR LA IGLESIA

 

 

Ayúdanos, Señor, para que el Pueblo de Dios caminando en la historia,

forme una Iglesia centrada  en el misterio pascual,

icono de la Trinidad,

que presente un rostro de Dios que es Padre,

un Hijo que es Misericordia y Liberación

y un Espíritu que es Comunión y Aliento misionero.

Una Iglesia traspasada como María,

situada al pie de la cruz,

en la contemplación

y en el servicio a los traspasados.

Una Iglesia de comunión,

en la Alianza de los Corazones de Jesús y de María.

 

Una Iglesia que celebra, se alimenta y anticipa el Reino

por los sacramentos,

que nacen del costado abierto del Redentor

y que llegará a la plenitud cuando Cristo vuelva.

Una Iglesia Misionera, que anuncia el Evangelio del Amor de Dios.

 

Que cada día se ilumine nuestra misión

como consagrados y laicos

en nuestra propia iglesia local

y en su proyección misionera hacia el exterior.

Inspiradnos, Sagrados Corazones de  Jesús y María,

las maneras concretas de consolar a los afligidos,

curar a los heridos,

liberar a los oprimidos,

defender la vida donde esté amenazada,

evangelizar a los pobres y alejados de Dios.. 

Te pedimos por la santificación de todos

y por el aumento de las vocaciones

laicales, religiosas, y sacerdotales. 

Que vivamos nuestra misión

como la sal y la levadura,

como oasis en medio del desierto,

como el fuego y el buen aroma de que hablaba el P. Joaquim.

Amén.

 

 

ininini

 

 

Día 20 de diciembre: aniversario

 

Rezo de laudes o vísperas con renovación de votos de los religiosos y de compromiso de los Laicos y Laicas Misioneros (Libro de oraciones y celebraciones, pág. 229-234) y pidiendo por la beatificación del Fundador.

 

 

Jaume Reynés Matas, M.SS.CC.