religion
Mallorquines hacia el cielo
Seis mallorquines y la mujer que les protegió en Barcelona antes de morir fusilados por los republicanos en 1936 serán beatificados en Roma el próximo domingo dentro de un colectivo de 498 nuevos mártires de la guerra civil española
 
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
 
 MULTIMEDIA
LLORENÇ RIERA. MANACOR. Entre las 498 personas que serán beatificadas el próximo domingo 28 de octubre en la plaza de San Pedro de Roma figuran seis mallorquines y una mujer de Barcelona que los protegió y corrió la misma suerte que ellos. Son los llamados mártires de la guerra civil o, para ser más exactos, las personas de vida consagrada o laicos que cayeron víctimas del bando republicano de forma relacionada directamente con su profesión de fe católica. En total se conocen los nombres de veinte mallorquines pertenecientes a distintas congregaciones o institutos religiosos que perecieron victimas del bando republicano. Dos de ellos ya cuentan con el honor de los altares y pueden ser por tanto objeto de culto público. Son el jesuita lego de Manacor Pedro Gelabert y la religiosa del Centre Eucarístic de Llucmajor, Maria dels Àngels Ginard Martí. Ambos murieron, en manifestación expresa de su fe, en 1936 víctimas de la guerra civil, el primero de ellos en Barcelona y la segunda en Madrid. Ahora se beatifica a otros siete muertos también en 1936 en Barcelona, son los llamados ´mártires del Coll´ en alusión a la barriada de la ciudad condal en la que fueron asesinados.
Hablamos de Simó Reynés Solivellas (Mancor de la Vall, 1901), Francesc Mayol Oliver (Sant Joan, 1871), Miquel Pons Ramis (Llubí, 1907), Miquela Rul·lan Ribot (Petra, 1903), Prudència Canyelles Ginestà (Sant Celoni, Barcelona, 1884), Catalina Caldés Socias (sa Pobla 1899) y Pau Noguera Trias (Sóller, 1916). También existe la nómina de mártires que perecieron bajo las armas del bando nacional, pero esa es otra historia y sobre todo, recibe otro tratamiento por parte de las autoridades eclesiásticas y de una congregación vaticana para la Causa de los Santos demasiado pendiente de los actuales aires conservadores de la Conferencia Episcopal Española. En Mallorca, el sacerdote de Llubí Jeroni Alomar Poquet fue fusilado por el bando nacional el 7 de junio de 1937.
El próximo domingo los siete mártires mallorquines de la barriada del Coll de Barcelona se integrarán en el grueso de las 498 personas que protagonizarán la mayor beatificación de la historia en una sola jornada. La misa será presidida por el cardenal portugués José Saraiva, prefecto para la Congregación para la Causa de los Santos. Benedicto XVI asistirá a la ceremonia y es posible que dirija una alocución a la multitud de peregrinos, pero no presidirá la misa. Es un comportamiento que responde a la tesis, no respetada por Juan Pablo II, según la cual el Papa sólo canoniza a santos. No beatifica porque los beatos son causa y culto propio de las iglesias locales.
La beatificación de los 498 mártires de la guerra civil española ha sido y sigue siendo fuente de cruda controversia. Hace dos meses, la previsión era hacerla en la basílica de San Pablo Extramuros de Roma ante 25.000 fieles pero los obispos españoles han logrado que finalmente se desarrolle en la plaza de San Pedro del Vaticano en la que aspiran a reunir a un millón de asistentes. Es su forma de imponer y reivindicar su visión de la guerra civil española, pero no la expresión monocorde del pensamiento de la Iglesia.
La asamblea de Redes Cristianas que reúne a 147 grupos, comunidades y movimientos católicos de base repartidos por todas las diócesis españolas han calificados de "inoportunas" las beatificaciones de los 498 mártires. Es más, han pedido expresamente a los obispos que reconozcan las culpas de la Iglesia durante la contienda fraticida de España.
Volviendo al caso de los mallorquines y contemplado desde el punto de vista de los valores espirituales y morales, Manel Soler Palà, misionero de los Sagrados Corazones, instituto al que pertenecen tres de los nuevos beatos ha indicado que "personas como las que nos ocupan dan credibilidad a la Iglesia. Los mártires son necesarios para demostrar que la evangelización, la lucha y el compromiso de la Iglesia no permanece al nivel de las meras palabras. Hay momentos en la vida en que de nada sirven las caretas. Todo se juega a una carta. Los hechos son entonces enormemente aleccionadores". Soler Palà se ha adentrado en la personalidad de los beatos mallorquines que adquieren la misma dignidad oficial de Ramon Llull, Catalina Thomàs, Francinaina Cirer o Juníper Serra. Ha sido su biógrafo y el postulador de su causa de beatificación.
Según datos recopilados por el jesuita Nicolau Pons el número de víctimas eclesiales de la persecución religiosa en España asciende a 6.832, entre los que figuran 13 obispos, 4.216 sacerdotes diocesanos, 2.365 religiosos y 238 religiosas, aparte de un número indeterminado de laicos. Murieron in odium fidei o in odium Eclesiae (por su fe o por su pertenencia a la Iglesia).
COMPARTIR
 


 ACTUAL »
Pinche aquí para ver la portada de Actual en pdf
 ACTUAL »
actual.diariodemallorca@epi.es
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  DIARIO DE MALLORCA |  LOCALIZACIÓN |  REDACCIÓN |  SUSCRIPTORES     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
diariodemallorca.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de diariodemallorca.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 
  Aviso legal
  
Otras publicaciones del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  | La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | El Boletín  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review